Real Bout Fatal Fury Special

Descripción: Análisis del juego Real Bout Fatal Fury Special para Arcade

Categorías: Arcade

Enlace a este artículo: Seleccionar todo

[url=http://www.gamespek.com/foro/app.php/kb/viewarticle?a=586&sid=0550bac0fac3de1fba38bbe5e281e66a]Enciclopedia - Real Bout Fatal Fury Special[/url]

REAL BOUT FATAL FURY SPECIAL

Imagen
    - Compañía(s): SNK
    - Fecha de salida: 28 / 01 / 1996
    - Sistema: Arcade
    - Jugadores: 2p
    - Género: Lucha


    Ésta es sin duda una de las entregas más aplaudidas de la afamada serie Fatal Fury, posiblemente la más popular de SNK junto con Metal Slug y The King of Fighters. Se trata de un dreammatch, es decir, que es un juego que no tiene hilo argumental ni continuidad de ningún tipo dentro de la saga. Incorpora ciertas novedades con respecto a su antecesor, Real Bout Fatal Fury, que analizaremos en este artículo. El título se lanzó a principios de la segunda mitad de la década de los noventa, en pleno boom de los juegos de lucha, pero a pesar de la dura competencia enseguida se ganó un lugar destacado en el corazón de los aficionados a este género, en parte por la buena y merecida fama que tenia la saga Fatal Fury pero sobre todo por las innegables virtudes que atesora.

    ImagenImagenImagen


    GRÁFICOS

    Real Bout Fatal Fury Special es un juego que entra por los ojos. Casi quince años separan su lanzamiento en salas arcade de la redacción de estas líneas, y a pesar de ello sigue luciendo soberbio, y desde luego mucho mejor que su predecesor. SNK podía haber optado por el camino fácil y haber aprovechado los sprites de los personajes de Real Bout Fatal Fury, pero, afortunadamente, prefirió redibujarlos a prácticamente todos, con alguna excepción como Bob Wilson. Los nuevos sprites están más detallados y son más coloridos: su aspecto es estupendo y no cabe duda de que en calidad son mucho mejores que los del primer Real Bout, si bien su nuevo diseño quizá no guste a todo el mundo (por ejemplo, la musculatura de Franco Bash parece estar mucho más desarrollada en esta entrega). El movimiento de los personajes es soberbio y muy fluido debido al gran número de frames de animación que poseen los personajes en cada movimiento que hacen, tanto si se trata de acciones modestas como caminar como si se trata de espectaculares técnicas de ataque especiales. Encima, hay animaciones pre-batalla que cambian dependiendo de si los personajes que van a luchar mantienen algún tipo de relación especial (por ejemplo, Andy y Mai o Laurence y Krauser). En definitiva, desde el punto de vista gráfico se hizo un trabajo sobresaliente con los personajes. El mayor pero es que los que no fueron rediseñados cantan un poco frente a los que sí, pero tampoco demasiado.

    Los escenarios donde los luchadores combaten también son como para quitarse el sombrero. Su nivel de detalle es mayor que en el de la entrega anterior, y también se ha hecho un mejor uso del color, obteniendo como resultado una auténtica delicia para la vista. Por supuesto, al igual que en todos los Fatal Fury anteriores, continúan produciéndose cambios en ellos entre round y round, en ocasiones muy notables. Por ejemplo, no es lo mismo luchar en un lugar a plena luz del día con un sol radiante que hacerlo de noche bajo el resplandor de la luna. Algunos de los escenarios son excepcionalmente hermosos en determinadas horas del día, como por ejemplo el de la playa al atardecer, con el sol desapareciendo en el horizonte y su rojiza luz reflejándose en las olas del mar. Un trabajo fenomenal. Lo único que es de lamentar es que no haya un escenario por cada personaje, pues algunos de ellos comparten el mismo. Pero este pequeño defecto queda más que compensado por las notables variaciones, ya comentadas, que experimentan los escenarios disponibles, que ayudan a crear la ilusión de que el juego cuenta con más áreas de combate de las que realmente hay.

    Las ilustraciones de los personajes en las pantallas de selección y versus también están muy bien hechas, aunque tienen un estilo diferente de las del primer Real Bout y Fatal Fury 3. Estas imágenes se reutilizan para los finales de los personajes. Es una pena que no se realizaran ilustraciones específicas para éstos, aunque teniendo en cuenta que son algo anecdótico dado que el juego no tiene hilo argumental (son finales humorísticos en su mayoría, que por cierto no cambian ni aunque se supere el juego habiendo derrotado al jefe final secreto) no resulta extraño que se haya optado por la reutilización. En cierto modo, como compensación, la secuencia de créditos es entretenida y muy divertida, mostrándonos diversas escenas humorísticas mudas aprovechando los sprites de batalla de los personajes.

    No se puede terminar este apartado sin hacer al menos una mención a la breve pero soberbia secuencia introductoria del juego, que muestra a Terry recibiendo un duro castigo a manos de Krauser. Un buen detalle que remata un apartado gráfico prácticamente de diez.

    ImagenImagen


    SONIDO

    El apartado musical recibió un fuerte lavado de cara frente al estancamiento que supuso en este aspecto el primer Real Bout, siendo nuevas la mayor parte de las melodías del juego. Estas composiciones nuevas son agradables al oído y se disfruta mucho de ellas durante las peleas, aunque hay bastantes casos en los que las canciones anteriores de los personajes llamaban más la atención, como en el caso de Terry Bogard. Pero de cualquier modo este afán renovador es de agradecer, pues escuchar siempre las mismas melodías en cada nuevo juego que sale acaba cansando. Además, de todas formas algunos temas sí se han rescatado de entregas anteriores, como los clásicos de Billy Kane y Geese Howard, que por cierto son de los mejores de la banda sonora del juego.

    En cuanto a los efectos de sonido no hay grandes sorpresas: gritos, golpes, líneas de diálogo y demás han sido grabados con profesionalidad y buen hacer. No se puede encontrar ninguna pega en este apartado. Probablemente lo más llamativo es el locutor que introduce las peleas, que es uno de los más locuaces que se han visto en un juego de SNK. Pero no hay que alarmarse por esto porque no llega a resultar pesado.

    ImagenImagen


    JUGABILIDAD

    Real Bout Fatal Fury Special supone una experiencia jugable muy diferente con respecto a lo visto en entregas anteriores de la franquicia. En primer lugar, incorporó varios personajes nuevos, aunque no en el sentido estricto del término, pues todos ellos están rescatados de las primeras entregas de la saga. Los personajes que repiten aparición con respecto al primer Real Bout son Terry Bogard, Andy Bogard, Joe Higashi, Franco Bash, Mai Shiranui, Bob Wilson, Geese Howard (como jefe final secreto, seleccionable mediante un código que se obtiene al completar el juego habiéndolo derrotado), Billy Kane, Hon Fu, Ryuji Yamazaki, Sokaku Mochizuki, Blue Mary, Kim Kapwham, Jin Chonrei, Jin Chonsu y Duck King. Los nuevos personajes, cuya última aparición data de Fatal Fury Special (la actualización de Fatal Fury 2, que no debe confundirse con el juego que estamos analizando), son Tung Fu Rue, Cheng Sinzan, Laurence Blood y Wolfgang Krauser. La cifra total arroja un resultado de 20 luchadores. Un número más que correcto.

    Pero las novedades no se limitan a simples nuevas incorporaciones. Real Bout Fatal Fury Special introdujo cambios profundos en el sistema de juego, siendo el más destacado de los cuales la limitación del número de planos de combate, que pasa de tres a dos. En Fatal Fury 3 y el primer Real Bout había un plano lejano, uno medio y uno cercano, en función de lo cerca que estuviera el personaje con respecto al jugador. Pero sólo en el plano medio se podía luchar normalmente, estando los otros dos planos limitados al uso de ataques laterales y poco más. Además, si se cambiaba de plano el personaje enseguida regresaba por sí solo al del centro una vez transcurridos unos instantes. En Real Bout Special esto ha cambiado. Ahora en los dos planos se puede luchar utilizando cualquier tipo de movimiento del arsenal del personaje: si alcanza al adversario cuando éste se encuentra en el otro plano, tanto si bloquea el ataque como si no, se lo obligará a abandonarlo y a ocupar el mismo que él. Esta diferencia, junto con el hecho de que el manejo de los personajes que ya aparecían en el primer Real Bout ha cambiado muchísimo (tienen movimientos nuevos, y algunos de los viejos están cambiados), hace que Real Bout Fatal Fury Special se juegue de manera muy diferente, a la que es necesario adaptarse.

    En esta entrega se han suprimido los límites en los escenarios del primer Real Bout. En éste las áreas de combate estaban delimitadas por objetos destructibles que se rompían después de recibir varios golpes. Cuando esto ocurría, cualquier personaje que fuera empujado al lugar que antes ocupaban dichos objetos se salía de los límites del escenario y perdía el combate automáticamente. En el juego que nos ocupa continúa habiendo objetos destructibles en los límites de los escenarios, pero la diferencia es que cuando se rompen lo único que le ocurre al personaje empujado es que queda en estado de mareo, resultando vulnerable a los ataques enemigos.

    Una novedad del sistema de juego son los llamados break shots. Un break shot es una habilidad defensiva que permite parar el ataque de un rival y contraatacar con una técnica especial: son una excelente adición al juego, ya que lo dotan de un mayor dinamismo y emoción. No obstante, utilizar un break shot no es gratis, pues se lleva por delante el 50% del medidor de energía. Hay uno distinto para cada personaje. En Real Bout Fatal Fury 2: The Newcomers este sistema se mejoraría incluyendo más de un break shot por barba.

    Y hablando del medidor de energía, el de Real Bout Fatal Fury va cambiando en función de lo lleno que esté. Para llenarlo simplemente hay que lanzar ataques y defenderse de los del contrario. Cuanta más energía haya acumulada, más cosas diferentes se podrán hacer. Veamos este medidor con más detalle:

    - Cuando el medidor está a la mitad aparece el letrero H-Power junto a él. En este estado se pueden utilizar los break shots, que, como ya se ha dicho, consumen la mitad del medidor. También se pueden utilizar line rolls (movimientos de recuperación que se realizan tras recibir un ataque del adversario) que consumen un 25% del medidor.

    - Cuando el medidor está lleno a más del 50% veremos escrito S-Power al lado. En este estado se pueden emplear los Ultra Deadly Attacks de los personajes, que consumen toda la energía de la barra.

    - Si el medidor está a tope y nuestra barra de vida parpadea (cosa que ocurre cuando se ha alcanzado cierto nivel de vitalidad) aparecerá la indicación P-Power y podremos usar el Hidden Power de nuestro personaje. Es decir, su súper técnica de lucha definitiva. Si lo hacemos, por supuesto perderemos también toda la energía acumulada. ¡Pero ay de nuestro rival como le alcancemos con este ataque!

    Otras acciones del sistema de juego incluyen el dash, la defensa aérea, las burlas, la posibilidad de caminar agachado y las fintas (aunque no todos los personajes tienen). Además, algunos de los personajes tienen una versión EX con movimientos cambiados. Todo esto da como resultado un juego de lucha muy completo y enormemente divertido.

    ImagenImagenImagen


    DURABILIDAD

    El juego consta de 9 combates, siendo el cuarto de ellos siempre contra Billy Kane, el penúltimo contra Laurence Blood y el último contra Wolfgang Krauser. Además, si se cumplen ciertas condiciones un tanto exigentes, tras derrotar a Krauser habrá un combate extra contra Geese Howard. El número total de combates es bastante menor que el del primer Real Bout, pero es correcto.

    La I. A. de los personajes manejados por la CPU es lo suficientemente competitiva como para que resulte entretenido luchar contra ella, aunque también hay que decir que ésta es, sin duda, la entrega de Fatal Fury más fácil de toda la saga, factor que no juega a su favor a la hora de evaluar su durabilidad. Eso sí, el jefe secreto, Geese, es bastante más difícil de vencer que el resto de personajes, si bien ésta dista de ser su encarnación más dura de tumbar. En cualquier caso, la mayor parte de la vida útil de un juego de lucha no está en el combate contra la CPU sino en el modo de dos jugadores, en el que Real Bout Fatal Fury Special brilla con luz propia, resultando de lo más divertido.

    Lechugaman

ANALIZADOR SPEKSNK

    - Gráficos: 9.5 / 10
    - Sonido: 7 / 10
    - Jugabilidad: 9.5 / 10
    - Durabilidad: 9.5 / 10

    - NOTA GLOBAL:
    9.5 / 10

    - Conclusión: Una de las mejores entregas de Fatal Fury. Un clásico de la lucha bidimensional que ningún aficionado a dicho género que se precie de serlo debería dejar de probar. Y con una de las traducciones al español más descacharrantes de todo el catálogo de SNK.
cron