The Last Blade

Descripción: Análisis del juego The Last Blade para Arcade

Categorías: Arcade

Enlace a este artículo: Seleccionar todo

[url=http://www.gamespek.com/foro/app.php/kb/viewarticle?a=597&sid=85c1c26854ba8ecbb0811d10c048eedb]Enciclopedia - The Last Blade[/url]

THE LAST BLADE

Imagen
    - Compañía(s): SNK
    - Fecha de salida: 05 / 12 / 1997
    - Sistema: Arcade
    - Jugadores: 2p
    - Género: Lucha


    En el año 1997 SNK sorprendió a sus muchos seguidores con un sobresaliente juego de lucha que presentaba una historia y unos personajes completamente nuevos: The Last Blade. La gran calidad que mostraba el juego en todos sus apartados llamó pronto la atención a propios y extraños, y aunque no es de las sagas (si se la puede llamar así, ya que sólo contó con dos entregas en total sin contar The Last Blade: Beyond the Destiny, de NeoGeo Pocket) más recordadas de la compañía japonesa ni de las más conocidas en Occidente, ocupa un lugar importante en el corazón de muchos aficionados al género de la lucha porque por méritos propios realmente lo merece.

    El trasfondo argumental de The Last Blade está muy trabajado, lo cual es de agradecer. La acción del juego tiene lugar en 1863, en pleno período del Bakumatsu, que se sitúa temporalmente en los últimos años del shogunato Tokugawa. En el universo del juego existe un lugar conocido como Puerta de Hades que conecta el mundo de los humanos con el de los muertos. Uno de sus guardianes, un hombre llamado Shinnosuke Kagami, se desengaña con la humanidad y decide castigarla abriendo la Puerta de Hades y permitiendo que el mal que mora en el mundo de los muertos invada su mismo plano existencial. Sin embargo, un joven espadachín llamado Kaede acabará impidiendo la catástrofe. Además de ésta, que es la historia principal, en el juego se desarrollan muchos otros hilos argumentales que permiten conocer mejor a los personajes que forman el plantel. Sin duda, un aliciente para completar el modo arcade con todos ellos.

    ImagenImagenImagen


    GRÁFICOS

    El juego da comienzo con una secuencia de introducción de lo más vistoso en la que podemos ver a los personajes principales del juego en toda su gloria. Finalizada ésta nos encontramos con una presentación excelente y muy agradable a la vista en la pantalla de selección de personajes y en la de versus, que cuenta con ilustraciones de la más alta calidad y que harán que los nuevos jugadores se enamoren pronto de los personajes, cuyo diseño por otra parte es magnífico y rebosante de carisma. Se nota una gran influencia del manga Rurouni Kenshin en muchas de sus características, pudiéndose encontrar numerosos paralelismos entre los personajes del mismo con el de los de The Last Blade (por citar el ejemplo más obvio, la cicatriz en forma de cruz de Washizuka), a lo que ayuda también el hecho de que tanto el manga como el juego están ambientados en la misma época. A quienes disfrutasen con la inmortal obra de Nobuhiro Watsuki sin duda les encantará la ambientación y personajes de The Last Blade. Veamos a estos últimos más en profundidad:

    - Kaede: Joven espadachín protagonista de The Last Blade. Aunque al principio de la historia no lo sabe, posee el poder del legendario dragón Seiryu, una de las cuatro bestias sagradas de la mitología china. En el juego trata de esclarecer la verdad tras la muerte de su maestro, Gaisei, con su hermano adoptivo Moriya como su principal sospechoso.

    - Moriya: Compañero de entrenamiento de Kaede, aprendió también a manejar la espada bajo la tutela de Gaisei, al que supuestamente mató poco antes de comenzar la acción del juego. Es un tipo muy serio y orgulloso que no quiere aceptar ayuda de nadie. Busca a Kagami, verdadero responsable de la muerte de Gaisei, para obtener venganza.

    - Yuki: Guerrera de origen ruso que también entrenó bajo la atenta mirada de Gaisei, aunque utilizando una naginata (arma similar a una lanza) en vez de una katana. Trata de detener sin éxito a Moriya para que no cometa una temeridad y se enfrente él solo a Kagami. Tanto en este juego como en su secuela se da a entender que está enamorada de Moriya, aunque esto nunca se muestra de forma explícita.

    - Okina: Anciano y bajito guardián de la Puerta de Hades. Es un personaje muy gracioso porque lucha lanzando tortugas y golpeando con una caña de pescar. Cuando detecta las actividades de Kagami, Okina emprende un viaje para evitar que se abra la Puerta de Hades y se desencadene una catástrofe sobre el mundo al que tanto ama.

    - Akari: Jovencísima sacerdotisa originaria de la ciudad de Kyoto. Lucha lanzando hechizos mágicos de la más diversa y original índole, entre los que destaca uno que le permite copiar la apariencia y habilidades de sus adversarios, aunque esto último sólo de forma parcial. Al percibir que la Puerta de Hades se está abriendo, Akari parte hacia ella para cerrarla de inmediato.

    - Juzoh: Corpulento y simpaticote hermano adoptivo de Akari. Utiliza una gran porra para combatir, estando su estilo de lucha más basado en la fuerza bruta que en la velocidad de sus golpes. Acompaña a Akari en su viaje hacia la Puerta de Hades para ayudarla siempre que sea necesario. Es un personaje con un gran corazón que lo daría todo por su joven protegida.

    - Shikyoh: Psicópata completamente zumbado que en el pasado perteneció al Shinsengumi (la "policía", por así llamarla, del shogunato Tokugawa), del que Washizuka le expulsó debido a su excesiva sed de sangre, que lo impulsaba a matar de forma continua e innecesaria. Tras su expulsión comenzó a cansarse de matar debiluchos y decidió ir en busca de espadachines fuertes, lo que le acabaría llevando hasta Kagami y la Puerta de Hades. Lucha con dos espadas que se pueden unir para formar una sola arma.

    - Lee: Luchador chino basado en una figura real, un famoso artista marcial chino llamado Wong Fei Hung. Combate ayudándose con un abanico, aunque su verdadero potencial ofensivo está en sus piernas. Lee descubre que algo malo está a punto de ocurrir en zona de la Puerta de Hades, por lo que parte allí para evitarlo. Pero no sabe exactamente qué clase de peligro le espera.

    - Washizuka: Espadachín miembro del Shinsengumi que está muy preocupado por restaurar el orden en Japón. Tiene una personalidad muy seria, y se siente culpable por no haber detenido todavía a Shikyoh, quien sigue libre cometiendo crímenes de modo impune. Buscando a su enloquecido rival, su destino acabará llevándole hasta la Puerta de Hades.

    - Zantetsu: Guerrero ninja, antepasado de Eiji Kisaragi de Art of Fighting 2. En la época en la que tiene lugar la acción del juego los ninjas estaban en declive. Zantetsu recorre todo Japón desafiando a todos los luchadores poderosos que encuentra para así demostrar su fuerza y la superioridad de los ninjas. Emplea un par de cuchillos como arma.

    - Amano: Joven vagabundo de vida disipada. Le encantan las mujeres, los juegos de azar y el sake. A la hora de las tortas se defiende con una espada de madera, que maneja de forma bastante poco ortodoxa debido a que aprendió kendo de modo autodidacta. Se topa con el problema de la Puerta de Hades por pura casualidad. En la secuencia final del juego romperá la cuarta pared al preguntar al jugador si es hombre o mujer, y su reacción variará en función de lo que se le responda.

    - Shigen: Gigantesco guardián de la Puerta de Hades, fue encerrado por Kagami cuando éste tomó la determinación de abrir dicho portal, pero se escapó (perdiendo su memoria en el proceso) y ahora busca a Kagami para vengarse de él. Es el personaje más musculoso y lento del juego, y no utiliza armas. Ni falta que le hace, pues un puñetazo directo suyo es terriblemente letal.

    - Musashi (no seleccionable): Samurái legendario basado en Miyamoto Musashi, otra figura histórica real. Al igual que el personaje en que se inspira, combate con dos katanas. Aunque murió hace mucho tiempo, Kagami lo resucita con el fin de que lo ayude en su empresa. A pesar de su tremenda ansia por combatir, Musashi es un guerrero honorable que sabe reconocer la valía de un adversario.

    - Kagami (no seleccionable): Experto y refinado espadachín encargado de vigilar la Puerta de Hades. Desprecia a la humanidad, a la que intenta exterminar abriendo la Puerta de Hades. Tiene técnicas basadas en el uso del fuego, y además es capaz de transformarse en una versión mucho más poderosa de sí mismo. Es el verdadero asesino de Gaisei.

    En el port que hubo de este juego para la primera Playstation también encontramos a Kojiroh (otro miembro del Shinsengumi que debutaría en la historia del juego de forma oficial en The Last Blade 2) y a dos versiones modificadas de Akari y Shigen que lo cierto es que aportan más bien poco al juego. Dicha versión de Playstation también cuenta con una espectacular secuencia de introducción animada que supone un auténtico regalo para los seguidores de The Last Blade.

    Una vez metidos de lleno en combate, encontramos unos sprites de personaje de buen tamaño (especialmente el de Shigen, que ocupa casi media pantalla, ¿quién no se sorprendió al verlo por primera vez?) y con un altísimo nivel de detalle. En cuanto a las animaciones, son sencillamente soberbias. Ya quisieran muchos juegos de lucha 2D muchísimo más recientes tener esa maravillosa fluidez en los movimientos de sus personajes, que sólo sería igualada en el catálogo de NeoGeo por Garou: Mark of the Wolves y, como es natural, The Last Blade 2. El número total de personajes puede parecer un poquito escaso, pero teniendo en cuenta la inmensa calidad que poseen desde el punto de vista gráfico y que han sido creados totalmente de cero sin reciclar absolutamente ningún elemento de ningún juego anterior (cosa lógica por otra parte, al tratarse de la primera entrega de una franquicia nueva), eso es algo comprensible. Los efectos especiales de los movimientos y técnicas de los luchadores tampoco desmerecen lo más mínimo el conjunto. En este aspecto hay que destacar que The Last Blade es un juego bastante sangriento. Los golpes con armas de filo harán que broten exagerados chorretones de sangre del cuerpo de los luchadores, y algunos de los golpes especiales de los personajes matarán al adversario si se vacía su barra de vida con uno de ellos, a menudo partiéndolo limpiamente por la mitad. La frase de victoria del personaje que ha ganado también será diferente de la habitual en este caso.

    En los escenarios también se ha hecho un trabajo magnífico. Aunque están un pequeño (muy pequeño) paso por detrás de los que se verían en su secuela, The Last Blade 2, son inmensamente superiores a cualquier otra cosa que se hubiera visto antes en una NeoGeo en su momento. Plagados de elementos de todo tipo, tanto animados como no animados, los escenarios representan localizaciones japonesas muy diversas: un puente, un bosque neblinoso, una bulliciosa calle, unas rocas en un río de lava, etc. Tienen montones de detalles que son indicio del inmenso cariño que se ha puesto al diseñarlos. Un ejemplo de ello es el escenario nevado de Yuki, en el que los golpes fuertes hacen que la nieve se despeje del suelo o que caiga del tejado de una casa, por no mencionar el aliento frío que los personajes tienen cuando pelean en él. Por si fuera poco, antes de que empiece el combate podremos disfrutar de una pequeña animación que presenta al escenario en el que se va a luchar. Una labor espléndida, sencillamente de diez.

    The Last Blade también cuenta con un par de secuencias que aparecen durante el modo arcade en las que se ve cómo avanza la trama del juego (la resurrección de Musashi y el encuentro y la conversación de nuestro personaje con Kagami) y por supuesto con una secuencia final para cada personaje, cómica unas veces, seria las más. En el combate (o, en algunos casos, combates) previo al enfrentamiento con Musashi y Kagami, nuestro luchador se verá las caras con un personaje de la plantilla con el que guarde algún tipo de relación especial y mantendrá una breve conversación con él. Por ejemplo, Washizuka luchará con Shykyoh, y Akari con Juzoh. Este detalle, además de ser divertido, define mejor a los personajes y permite conocerlos mejor. En definitiva, un trabajo magnífico en el apartado gráfico. Es casi imposible encontrarle defectos.

    ImagenImagen


    SONIDO

    Lo más destacable del apartado sonoro son sin duda las voces de los personajes, que hablan antes, después y durante las peleas (con los gritos de las técnicas y las acciones de burla). Encajan muy bien cada una con su personaje y ayudan a definir el carácter de cada uno. También hay una voz en off que anuncia los combates y dice el nombre del ganador tras las batallas. Todas las voces del juego están en japonés, lo que refuerza la atmósfera y ambientación del mismo. Los efectos de sonido también están muy conseguidos, en especial el del entrechocar de las espadas.

    El tipo de música que se puede encontrar en el juego es la que se podía esperar de un juego con esta ambientación. Son melodías de estilo japonés muy tranquilas en general, bastante más de lo que es habitual en un juego de lucha. Son agradables y están compuestas con oficio, pero lo cierto es que no hay ninguna especialmente reseñable. Ambientan los duelos de forma satisfactoria, pero no las recordaremos fuera del juego. Tal vez un poco más de caña no les hubiera venido mal.

    ImagenImagen


    JUGABILIDAD

    Los personajes se manejan con cuatro botones: uno para tajo débil, otro para tajo fuerte, otro para patada y otro que ejerce la función de "rechazador", tal como reza la divertida (por lo desastrosa) traducción al español de este juego. Cuando se pulsa este botón, el personaje ejecuta un movimiento defensivo. Si su adversario lo golpea durante este movimiento, el ataque no tendrá efecto y además el atacante quedará vulnerable durante unos instantes. Es algo similar al parry de Street Fighter III: New Generation (juego aparecido ese mismo año), aunque mucho más fácil de utilizar. Esta habilidad da mayores opciones defensivas a los personajes, que incluso pueden emplearla cuando están agachados. También hay un medidor de energía que se va llenando a medida que se realizan ataques y se causa daño al rival y que permite utilizar Desperation Moves cuando está a tope. Otras maniobras básicas incluyen la carrera, las cancelaciones de movimientos, el bloqueo aéreo y la burla. Los personajes también pueden perder sus armas durante el combate, como ya ocurría en la saga Samurai Shodown, y quedar en estado de mareo si reciben mucho castigo, en el cual serán vulnerables.

    Hay doce personajes en total para elegir. Ya incluso en el año 1997 esa cifra era un poco escasa; sin ir más lejos, The King of Fighters 97 es de ese mismo año y tiene 29 sin contar jefes ni luchadores secretos. Pero no es menos cierto que, como ya se ha dicho y a diferencia del juego antes mencionado, todos los personajes han sido creados de cero, y además están muy bien diferenciados entre sí, no habiendo entre ellos ningún clon ni en aspecto estético ni en técnicas de lucha. Además, la jugabilidad de cada uno es totalmente distinta, no garantizándole a alguien que se haya concentrado en aprender a jugar con un personaje el ser capaz de defenderse como es debido con cualquier otro. Pero tampoco es necesario dedicarle una tesis doctoral a cada personaje para poder jugar de forma competente con él: la curva de aprendizaje es razonable. Por otra parte el equilibrio de fuerzas entre personajes, algo crucial en un juego de lucha de cara a librar batallas en modo versus, es bastante bueno en The Last Blade, con lo que nadie tendría que preocuparse demasiado por listas de tiers a la hora de elegir un personaje preferido. Además, los personajes estarán más o menos altos en dicha lista dependiendo de si se eligen en modo Power o en modo Speed (explicados a continuación), pues a unos les va mejor uno que otro.

    Justo después de elegir un personaje, el juego nos pedirá si preferimos que el personaje se base en la fuerza (Power) o en la velocidad (Speed). Las características del modo Power son:

    - El daño causado por los ataques es superior al del modo Speed.

    - Los ataques normales causarán un poco de daño al adversario incluso si éste los bloquea.

    - No pueden usarse chain combos (combos que combinan ataques débiles con ataques más fuertes formando una secuencia escalonada).

    - Algunos movimientos especiales pueden cancelarse para utilizar Desperation Moves.

    - No se puede utilizar el medidor especial de combo del modo Speed (descrito más adelante).

    - Se pueden usar Super Desperation Moves siempre y cuando la barra de energía esté a tope y la de vida esté parpadeando.

    Por otro lado, si elegimos el modo Speed encontraremos:

    - Haremos menos daño al rival con nuestros ataques que con el modo Power.

    - No causaremos nada de daño al adversario con ataques normales si éste nos los bloquea.
    - Se pueden usar chain combos y cancelarlos para lanzar movimientos especiales.

    - Se puede entrar en un estado especial cuando la barra de energía está a tope y la de vida parpadea. Al utilizarlo, la barra de energía comienza a vaciarse poco a poco. Mientras dura todos los ataques son combinables entre sí y pueden cancelarse por otro movimiento. Los golpes también son ligeramente más veloces.

    - No se pueden utilizar Super Desperation Moves.

    En resumen, el apartado jugable de The Last Blade tiene muchas posibilidades. Es muy bueno e incluso se lo podría calificar de sobresaliente, aunque también es cierto que tampoco ofrece ningún elemento demasiado innovador.

    ImagenImagenImagen


    DURABILIDAD

    El modo arcade cuenta con diez combates en total, siendo siempre los dos últimos contra Musashi y Kagami, por ese orden. Un número apropiado. Por otra parte, la inteligencia artificial responde bien en este juego, dando un desafío razonable en el nivel normal de dificultad y bastante alto en el más elevado, en especial en el combate contra el bueno de Shinnosuke, que es una bestia parda que con un par de tortas te puede dejar la barra de vida bajo mínimos. Y aunque 12 personajes seleccionables no sean demasiados, la posibilidad de elegir el tipo de medidor entre Power y Speed aumenta bastante las posibilidades, aunque definitivamente hay personajes que sólo se desenvuelven bien en uno de ellos (por ejemplo, elegir a Shigen en modo Speed no es una idea demasiado buena. Por mucho que nos empeñemos, al grandullón no se le dan bien los combos). Pero tomando en consideración todo lo anterior en conjunto, The Last Blade tiene una larga vida útil, sobre todo, como es habitual en este tipo de juegos, en el modo de dos jugadores.

    Lechugaman

ANALIZADOR SPEKSNK

    - Gráficos: 10 / 10
    - Sonido: 7 / 10
    - Jugabilidad: 9 / 10
    - Durabilidad: 8.5 / 10

    - NOTA GLOBAL:
    9 / 10

    - Conclusión: Al principio muchos lo vieron como el sucesor de Samurai Shodown, pero The Last Blade es un juego de samuráis totalmente diferente, aunque muy bueno también. Todo fan de los juegos de lucha debería probarlo, incluso aunque sólo fuera por su sensacional apartado gráfico.
cron