Super Sidekicks

Descripción: Análisis del juego Super Sidekicks para Arcade

Categorías: Arcade

Enlace a este artículo: Seleccionar todo

[url=http://www.gamespek.com/foro/app.php/kb/viewarticle?a=598&sid=0d88c55fa5a069af368d76100ce78a1a]Enciclopedia - Super Sidekicks[/url]

SUPER SIDEKICKS

Imagen
    - Compañía(s): SNK
    - Fecha de salida: 14 / 12 / 1992
    - Sistema: Arcade
    - Jugadores: 2p
    - Género: Deportes


    SNK no es una compañía que se haya hecho famosa por sus juegos deportivos. Su prestigio procede principalmente de sus arcades de lucha versus, entre los que se cuentan sagas de culto como Fatal Fury, Samurai Shodown o The King of Fighters. No obstante, también hizo sus pinitos en otros géneros, sin olvidarse del mundo de los deportes, destacando bastante en este sentido los títulos dedicados al fútbol. Entre ellos ocupa un lugar destacado la franquicia Super Sidekicks, iniciada por el juego que vamos a analizar a continuación y que llegó a contar con cinco ediciones. Este Super Sidekicks, al igual que sus secuelas y que muchos otros juegos futbolísticos de la época, nos permite tomar el control de una selección nacional con la que trataremos de obtener las victorias necesarias para ganar la copa... ¿del mundo? ¡No! En este caso, nuestros esfuerzos irán destinados a obtener un trofeo mucho más "prestigioso": ¡la copa SNK! Y habrá que sudar mucho la camiseta para conseguirlo.

    Los países que cuentan con representación en este juego son los siguientes: Alemania, Italia, España, Inglaterra, México, Japón, Argentina, Holanda, Brasil, Francia, Estados Unidos y Corea del Sur. En modo versus también se puede jugar con otra selección muy especial: ¡la selección de las superestrellas de NeoGeo! De todas formas, el número total de selecciones se antoja escaso, habida cuenta de que casi lo único que había que hacer era cambiar el esquema de colores de los jugadores y poco más. Se echa de menos la presencia de muchos países, aunque el número de selecciones fue aumentando de forma progresiva con las secuelas de este juego.

    ImagenImagenImagen


    GRÁFICOS

    Los gráficos de Super Sidekicks, teniendo en cuenta el año en el que se lanzó (1992), son correctos tirando a buenos. Como era de esperar, cada selección cuenta con su esquema de color propio salvo en el caso de España, a la que sin duda por error le pusieron el de Portugal, país que estaría ausente en esta saga hasta la tercera entrega. Se diferencian bien los jugadores de un equipo de los del otro, aunque alguna combinación tenga esquemas de colores similares, y además hay pequeñas diferencias entre los jugadores para que no parezcan todos clónicos, si bien estos se limitan a un simple cambio de color de pelo. No están muy detallados dado que su tamaño no es muy grande y no se presta a ello, pero están bien animados y no tienen mal aspecto. Además cuentan con sombras, si bien de aspecto simple dadas las limitaciones de la época.

    Por su parte, los campos de juego, que vemos desde una perspectiva aérea, tienen un aspecto sencillo pero correcto. Hay algunas variaciones en ellos destinadas a evitar que tengamos sensación de monotonía durante nuestro progreso en la copa SNK, aunque no son excesivas. En algunos encuentros hará mal tiempo y veremos el campo regado por la lluvia, así como las salpicaduras del agua acumulada en el césped y levantada por los jugadores durante sus acciones. Otras veces se jugará de noche, con lo que el césped tendrá un color algo más claro para representar el efecto de la luz artificial y las sombras de los jugadores tendrán forma de estrella. Pero ya está, no hay más variantes en lo que a terrenos de juego se refiere. En definitiva, están bien desde el punto de vista gráfico, aunque no sorprenden y sin duda se podría haber introducido un poco más de variedad en este aspecto.

    El juego cuenta también con una brevísima pero resultona secuencia de introducción (en la que destaca el momento en el que la pantalla se llena con el careto de un tío gritando repetido un montón de veces) y con animaciones especiales cuando se marcan goles o se acaban los encuentros. Van cambiando de una vez para otra para evitar monotonía, y aunque muchas veces lo que veremos serán simplemente variantes de una misma escena, su inclusión es un buen detalle que hace que este juego sea un producto más completo. En las faltas también aparecerán imágenes específicas con la reacción de los jugadores afectados (el futbolista golpeado quejándose y lanzando gritos). En cuanto a los penaltis, para desarrollarlos no se utilizan los gráficos normales de juego sino otro punto de vista exclusivo, en el que veremos al lanzador en primer plano y al guardameta justo frente a nosotros. Los porteros también reaccionarán lamentándose o celebrando su éxito dependiendo del resultado del penalti.

    ImagenImagen


    SONIDO

    No es mucho lo que puede decirse de este apartado. Hay banda sonora durante el juego, pero no destaca nada y es casi como si no existiera. Las voces de los jugadores y los efectos sonoros como los de los chutes están ahí, pero no destacan demasiado. Probablemente lo que más oiremos serán los pitidos del silbato del árbitro y el barullo del público, que aumentará cuando un delantero entre en zona de peligro. También hay un "comentarista" que anuncia los goles, los saques de esquina y otras acciones similares. En realidad el apartado sonoro no es que sea malo, pero tampoco resulta destacable en ningún aspecto e incluso podría acabar resultando pesado si se juega durante mucho rato.

    ImagenImagen


    JUGABILIDAD

    Super Sidekicks se controla con la palanca y dos botones cuya función cambia dependiendo de si los jugadores están en posesión del balón o no. En el primer caso, el botón A sirve para patear el balón y mandarlo lejos. Esto resulta útil para realizar pases largos cuando se está bajo mucha presión, pues el balón podrá pasar por encima de los jugadores del equipo contrario sin que estos puedan interceptarlo. Cuando nuestro jugador está cerca de la portería rival, el botón A sirve para tirar a puerta. Por último, si se mantiene pulsado este botón el jugador hará varios toques con el balón y rematará la jugada con una chilena. Por su parte, el botón B sirve para hacer pases cortos y precisos. En el caso de que el jugador en cuestión no controle el balón, el botón A servirá para hacer segadas, útiles para recuperar el esférico pero arriesgadas porque pueden ser motivo de falta. El botón B sirve para hacer una entrada y también supone riesgo de falta. El balón también puede obtenerse sin pulsar ningún botón, simplemente moviendo al jugador hasta el balón. Resulta relativamente sencillo hacerlo y está exento de riesgo de falta, aunque por desgracia muy a menudo no nos quedará más remedio que recurrir a las entradas violentas. De todas formas en este juego sólo hay faltas normales: no veremos tarjetas amarillas ni rojas, con lo que tampoco hay que tener miedo a las expulsiones.

    Una de las mayores taras que se le pueden achacar a Super Sidekicks, que sería subsanada en entregas posteriores de la saga, es la ausencia de un botón para cambiar de jugador durante el partido. La CPU lo hace de forma automática eligiendo a la persona que esté más cerca del balón en ese momento, lo cual a menudo resulta fastidioso y puede llegar a causarnos un poco de confusión porque con frecuencia habrá más de un fubolista de nuestro equipo en esa situación, con lo que el juego se volverá loco y cambiará muchas veces de jugador muy rápidamente, lo que resultará en que no tendremos muy claro a quién estaremos dirigiendo. Además, cuando estemos en posesión del balón tampoco podremos elegir a qué jugador pasárselo, aunque al menos una flecha azul nos indicará hacia dónde irá el pase antes de ejecutarlo para que no juguemos a ciegas. Tampoco hay control ninguno sobre el portero, que actuará por su cuenta. Por lo general no lo hace mal, pero tiene la pega de que tarda mucho tiempo en levantarse después de lanzarse en plancha para desviar un tiro a puerta, con lo cual la portería queda muy desprotegida. Por supuesto, al portero del equipo de la CPU le pasa exactamente lo mismo. Es bueno saberlo para aprovecharse de ello y marcar montones de goles.

    La elección de una selección nacional u otra apenas repercute en el sistema de juego. Lo único que variará será la formación que siga el equipo, pero por lo demás los jugadores correrán, chutarán, defenderán y harán todo tipo de cosas siempre igual sin importar si pertenecen a un país u otro. Cada selección contará con un jugador especial marcado con la palabra Ace (as) que representa al mejor jugador del equipo y cuyas habilidades están un poco por encima de las de sus compañeros. El terreno de juego también afectará a la efectividad de los jugadores, que correrán más despacio si hay lluvia, aunque no es una diferencia muy notable. En cualquier caso, en ningún momento pretende Super Sidekicks ser un simulador realista de fútbol: conviene tener en cuenta que estamos ante un juego arcade puro y duro en dos dimensiones. Las entregas posteriores de la franquicia también serían más arcade que otra cosa.

    Las tandas de penaltis son una cuestión de pura suerte. Tanto para tirar como para parar hay que elegir una dirección con la palanca de control: izquierda, derecha o centro. Pero es imposible saber cuál es la más conveniente en cada ocasión. Cada equipo tira cinco penaltis, alzándose con la victoria el que logre anotar más goles. Si hay un empate se siguen tirando penaltis hasta que éste se deshace.

    ImagenImagenImagen


    DURABILIDAD

    Cada partido dura tres minutos de tiempo (aumentable hasta ocho en versiones caseras, lo que supone una duración muy grande) y hay que librar siete encuentros en total para conseguir la copa SNK. Si se pierde o empata alguno aparecerá una pantalla de CONTINUE?: si lo hacemos, el juego nos ofrecerá la posibilidad de repetir el encuentro o decidirlo en una tanda de penaltis. Pero aun asumiendo que no se continúe ninguna vez, el juego tiene una duración y dificultad considerables (con curiosos altibajos en la habilidad de la CPU, pudiéndose pasar de sudar tinta para ganar un encuentro por un gol de diferencia a meterle 6-0 al siguiente rival), y el modo versus también da para muchos piques. No obstante, como el juego fue superado con creces por entregas posteriores de la saga, su valor rejugable se resintió. Y es que, aunque hablando en términos generales Super Sidekicks es un juego divertido, la falta de un botón para cambiar de jugador y la imposibilidad de elegir al objetivo de un pase son lacras bastante grandes. De todas formas es un título que se juega de forma totalmente diferente a sus secuelas, por lo que quienes disfruten con los arcades de fútbol deberían darle una oportunidad.

    Lechugaman

ANALIZADOR SPEKSNK

    - Gráficos: 6.5 / 10
    - Sonido: 5 / 10
    - Jugabilidad: 7 / 10
    - Durabilidad: 6 / 10

    - NOTA GLOBAL:
    6.5 / 10

    - Conclusión: La primera entrega de la famosa saga Super Sidekicks, que sin duda muchos jugones recordarán con cariño. Es un arcade futbolístico divertido, pero realmente tampoco es nada del otro mundo. Sus secuelas son bastante superiores en todos los aspectos.
cron