Advance Wars - Dark Conflict

Descripción: Lavado de cara para el segundo advance wars de nintendo ds

Categorías: Nintendo DS / PSP

Enlace a este artículo: Seleccionar todo

[url=http://www.gamespek.com/foro/app.php/kb/viewarticle?a=617&sid=3d5b0f092e15326e30be8b1d62776b6e]Enciclopedia - Advance Wars - Dark Conflict[/url]

Advance wars dark conflict

En la actualidad advance wars es una de las franquicias más aclamadas en el ámbito portátil de Nintendo, y es que desde que nació casi de incógnito en game boy advance allá por el 2001 son muchos los seguidores que ha ido ganando entrega a entrega. Su increible adictividad, sumada a su sencillez de manejo apta para todos los públicos y notable factura técnica, lo han convertido ya en uno de los iconos de las dos últimas generaciones de consolas. Cada sucesiva entrega siempre se había basado en partir de la anterior y añadirle más cosas como si de una expansión de juego de pc se tratase, alcanzando su punto más álgido en la primera entrega para nintendo ds, advance wars dual strike que introducía muchísimas novedades respecto al primer advance wars de game boy advance y que lo convertía con diferencia en el mejor capítulo de la saga. El título que ahora nos ocupa pasa página, y es que desde Intelligent Systems se ha optado por hacerle un lavado de cara a la saga, por lo menos exteriormente, ya que en el fondo la esencia de juego sigue siendo la misma....

Imagen

Aunque un juego nunca se debe puntuar mirando a sus competidores de reojo (en este caso otras entregas de la saga) sino que debe analizarse únicamente como juego en sí, en esta ocasión si es importante comparar las diferencias de este título con su predecesor para entender mejor sus diferencias, aunque luego ese factor no tenga ningún reflejo en la nota final. Aclarado esto, pasemos ya a analizar los diversos aspectos del juego.

Lo más notorio nada más empezar a jugar es la diferencia gráfica, ahora todo es algo más "serio", con una paleta gráfica más oscura y un diseño tanto en personajes como escenarios más adultos. Por parte de los personajes su diseño es muy bueno, manteniendo así el alto nivel de las entregas anteriores. Sin embargo, el diseño de los escenarios (refiriéndose exclusivamente al aspecto visual) resulta algo inferior a lo visto anteriormente: edificios y unidades en alguos casos resultan poco atractivos (como los aereopuertos que resultan "feos" a la vista, o ese borde negro para las unidades que tan mal queda en casi cualquier juego donde se vea), y algunos elementos de los escenarios como las carreteras o los rios ahora son mucho más pequeños haciéndose por tanto más incómodos para la vista. Para ello siempre podemos activar el nuevo zoom que por primera vez se incluye en esta nueva entrega, que acerca la visión casi a pie de campo dejando una perspectiva diagonal para las unidades y nos permite apreciar mejor todo lo que hay a nuestro alrededor, aunque a la larga seguramente acabaremos usando igualmente la perspectiva clásica que sigue siendo a pesar de todo la más cómoda. Otro aspecto negativo son las secuencias de las batallas, que han resultado ser las peores de la saga por algunas deficiencias mejorables en los efectos, aunque por suerte siempre se pueden desactivar, lo cuál es recomendable para agilizar las partidas. Por la parte buena las ralentizaciones o bajadas de framerate brillan por su ausencia por muchas unidades que tengamos a la vez en pantalla, además de que el aspecto más serio de los gráficos en general ganan algo más de atractivo. Por tanto y haciendo una media, el apartado gráfico queda por debajo de advance wars dual strike, aunque siga rayando a un buen nivel.

Tras el apartado gráfico, lo siguiente en sufrir un cambio radical ha sido la banda sonora. El primer tema que escuchamos en la pantalla de introducción del juego es del estilo de siempre, pero a partir de ahi cualquier otro parecido se acaba. Ahora los temas de los comandantes (antes OJ's) tienen mayor complejidad, son más "serios" que los anteriores, y se nota en general un mayor aprovechamiento de las capacidades sonoras de la portátil (en dual strike se hicieron melodias siguiendo el estilo de lo que se podía hacer en game boy advance para que los temas de los OJ's nuevos fuesen del mismo estilo que el de los primeros en los que, como es lógico, el chip de sonido de game boy advance limitaba mucho más. En otras palabras, se compuso una banda sonora como si de un juego de game boy advance se tratara en lugar de uno de nintendo ds). Aún así y aunque parezca difícil de creer dada la explicación anterior, la banda sonora de dual strike sigue estando por encima, y es que a la larga los temas tan excesivamente "cañeros" en algunos casos de dark conflict pueden acabar cansando a más de uno. Cuando oíamos temas como los de Águila, Maverik, Kanbei o Adder de anteriores advance wars veíamos que son todos perfectamente identificables y con su propia seña de identidad. Sin embargo, ahora la mayoria de las melodias parecen tener el mismo estilo, y al ser la gran mayoría tan cañeras acaban pareciéndose demasiado entre sí. Esto unido a que el número de personajes seleccionables es ahora menor, nos da una banda sonora menos numerosa y variada. Eso sí, los pocos temas buenos que hay, son de una calidad soberbia (Trak o Lili por ejemplo) que superan por mucho a los mejores de dual strike. Pero como de lo que se trata es de hacer una media general teniendo en cuenta todos los aspectos, dual strike resulta estar por encima por ser más completo y variado. Por otra parte los efectos fx siguen siendo exactamente los mismos, algo que en el fondo es de agradecer, ya que en caso de jugar con niebla de guerra podemos identificar si el enemigo desplaza un avión, barco, tanque o unidad de infantería con sólo oirlo. A partir de aquí se acaban las mayores diferencias respecto a entregas precedentes, toca hablar de las novedades del título....

Imagen

Imagen

Imagen

Hay una que merece especial atención, aunque parezca una tontería mencionar este aspecto y no otro, y es que ahora los barcos pueden pasar por debajo de los puentes.... Esto que en principio puede parecer una novedad un tanto simple y tonta, significa muchísima más libertad en el editor de escenarios a la hora de planificar nuestros propios mapas, y algo que sin duda los fans más acérrimos pedíamos a gritos. Lo más sonado sin ninguna duda es lo del tema on-line, y es que ahora podemos competir con otros jugones de todo el globo a través de la conexión wi-fin de nintendo. Parece un poco difícil pensar en un buen on-line de advance wars teniendo en cuenta la complejidad del título y que la gente generalmente es muy poco profesional (normalmente uno que va perdiendo no aguanta muchos minutos de partida, así que si una partida dura mucho es fácil que el número de desconexiones accidentales y abandonos aumente), pero por suerte Nintendo parece haber pensado en todo. Las partidas están limitadas por un determinado número de turnos (para que la cosa no se extienda demasiado) y por un tiempo de dos minutos en cada turno (en caso de que alguien deje el juego sin tirar para que el otro abandone y le sumen a él la victoria, por ejemplo), además a quien abandona se le suma la correspondiente derrota y el que se queda colgado recibe la victoria. El resto de parámetros del juego como escenario y climatología se eligen al azar. No es que sea muy compleja la cosa, pero poder jugar contra jugadores humanos de todo el mundo y en cualquier momento que quieras aunque sea con limitaciones (sólo se puede jugar dos contra dos y en mapas 10x10) es algo que hay que valorar como se merece, y es que dentro de lo que cabe este modo se ha resulto correctamente. La otra posibilidad en el modo on-line es la del intercambio de mapas, y es que podemos subir nuestras creaciones del editor de escenarios al servidor de nintendo y compartirlos así con el resto de jugones del globo. El problema viene a la hora de bajarlos, que se hace de forma casi aleatoria, y es que se echa de menos un modo en el que podamos visionarlos todos antes de descargarlos (como siguiendo una clasificación de los 50 mejores, o los 50 últimos subidos, por poner sendos ejemplos), además de que sólo podemos intercambiar mapas 10x10 lo que supone una limitación grandísima a la hora de crear mapas variados, una pena porque estas restricciones convierten este modo de intercambio global de mapas en algo méramente anecdótico. Cabe mencionar que entre amigos en una misma habitación podemos intercambiar mapas de cualquier tipo y de cualquier tamaño, libertad que por supuesto también se permite entre las partidas multijugador entre amigos, estas restricciones sólo afectan al modo on-line. Tenemos también algunos edificios nuevos, la torre radar que sirve para aumentar considerablemente el campo de visión cuando jugamos con niebla de guerra, y dos respectivos para aviones y barcos donde se puede repostar para recuperar vida y munición pero desde donde no se puede construir. La última novedad destacable es que las unidades pueden subir de experiencia o nivel, aunque se trata de algo bastante simple, con eliminar a tres unidades enemigas ya tenemos el rango máximo y con ello ganamos un poco de defensa y de ataque.

Existen otro tipo de novedades, y son las que se han incluido a costa de sacrificar otros aspectos de los capítulos anteriores, quizás el tema de más controversia y polémica del juego, ya que si algunos cambios son acertados hay otros que son muy discutibles. Primero de todo se han eliminado todos los OJ's anteriores y se han sustituido por doce nuevos que ahora pasan a llamarse comandantes. Si antes teniamos nada menos que 26 personajes seleccionables ahora tenemos sólo 12, catorce personajes menos que suponen una reducción de más del 50% de la plantilla. Además, ahora todos los comandantes son prácticamente idénticos en cuanto a características de combate (y no suben de experiencia como antes), mientras que antes estaban todos muy bien diferenciados cada uno con sus puntos débiles y sus puntos fuertes que se compenetraban y equilibraban entre ellos a la perfección. Por poner un par de ejemplos, si Grit destacaba por tener mayor rango de ataque indirecto y menos potencia directa, Drake lo hacía por dominar los mares y ser débil por unidades aéreas. O si Kanbei tenía unidades más poderosas era porque sus precios de producción eran mayores, lo contrario de lo que le ocurría al joven Colin. Y siguiendo así, podemos ver como todos y cada uno de los antiguos OJ's tenían sus propias señas de identidad, mientras que los ahora son todos idénticos salvo por la única diferencia de su poder especial que por suerte es algo que se ha mantenido, aunque de forma algo distinta y menos efectiva..... Ahora se puede sacar el comandante a luchar, a bordo de la unidad que queramos y desde alguna base de construcción, y sólamente con los golpes que propine y que reciba el vehículo en el que vaya el comandante (que será algo más poderoso de lo normal) se irá rellanando la barra de poder. Los especiales son menos contundentes y normalmente nunca se decidirán las batallas con ellos, al contrario de lo que ocurria con dual strike en donde sí que eran vitales para decidir el rumbo de una batalla. Todas estas diferencias hacen que el aliciente que suponia antes el elegir comandante, en dark conflict se convierta en algo casi intrascendente. Tampoco se pueden combinar dos personajes para un mismo ejército como antes, y por supuesto las batallas duales con dos mapas en las dos pantallas de la ds también brillan por su ausencia.... La simplicidad en la plantilla de personajes es una pega importante, aunque por buscarle algo positivo, es cierto que así el juego gana algo en el campo estratégico para resultar victorioso más que en el de controlar la barra de poder para soltar el ataque definitivo en el momento oportuno. Aún y todo, es un paso atrás respecto a dual strike, que esperemos se recupere para futuras entregas. Como segundo punto de cambio negativo están las unidades, contamos ahora con algunas nuevas que se han introducido a costa de sacrificar algunas de las antiguas. El problema viene cuando vemos que las nuevas apenas tienen valor en comparación con las que habían antes: ahora tenemos la avioneta que básicamente es una versión recortada del caza que también ataca unidades terrestres, ridícula si la comparamos a la que se ha quedado por el camino, el caza fantasma. La nave marítima de reparación que restauraba 1 unidad de vitalidad y reponía munición se ha sustituido (imperdonable) por un barco que puede transportar una unidad de infantería y es barato, pero a costa de disponer de un sólo ataque sin repostar, unidad casi inútil que con la práctica no usaremos apenas nunca. El caso más curioso es el de los portaaviones que han sufrido un cambio radical, ahora ya no disparan de forma indirecta si no que pueden fabricar aviones navales, potentísimas unidades aéreas que tienen la necesidad de rondar cerca de los portaaviones dado su escaso nivel de combustible y de munición. Es un cambio interesante, pero podría haberse hecho como unidad nueva y no sustituyendo la antigua función de esa unidad. El cambio de unidades es en general desacertado, al igual que el cambio en el número y características de los comandantes. Todo esto tendría que haberse añadido sin haber eliminado nada de lo anterior, ya que así se corre el riesgo de empeorar lo que había antes, en lugar de, como mal menor, quedarse igual. De todos modos recordemos que estamos comparando respecto a los anteriores advance wars de la saga y que básicamente estoy resaltando las diferencias ya sean positivas o negativas, lo que supone hablar de un nivel general altísimo para ambas entregas.

Pero no todos los cambios iban a ser a peor, por ejemplo el modo historia está más trabajado, aunque ya no tenemos la libertad de elegir personaje como antes el argumento es más interesante y consigue enganchar hasta el final, todo con ese toque apoteósico y oscuro del que hacía incapié al principio. Unos meteoritos caen sobre la tierra exterminando a casi toda la población y llenando la atmósfera de humo o polvo que no se sabe cuantos años tardará en desaparecer, y que restringe mucho la comida disponible ya que sin el Sol la vegetación no crece. El grupo principal de héroes se dedica a recorrer las ruinas que han dejado las ciudades de todo el mundo en busca de supervivientes, viendose involucrados a su camino por varias guerras y por los locos quehaceres de un científico chiflado que quiere eliminar lo que queda de raza humana. Aparte de las misiones principales del modo historia, según las vayamos completando se nos irán desbloqueando misiones alternativas, que nada tienen que ver con el argumento principal pero que sirven para poner a prueba nuestras aptitudes como estratega, puesto que resultan bastante más complicadas que las misiones normales. La dificultad en general se mantiene constante, pero al no notarse apenas las características de los comandantes, en ocasiones hay que trabajar mejor la estrategia a seguir para ganar. Depende mucho del mapa, hay algunos más fáciles, otros imposibles.... Refiriéndose sólo al modo historia, la gran mayoría es bastante asequible hasta que llegamos a las tres o cuatro últimas misiones, en las que casi seguro habrá que perder unas cuantas veces hasta dar con la estrategia correcta para ganar. Las misiones alternativas del modo historia que mencioné antes elevan bastante el nivel medio de las misiones principales, y por supuesto los mapas que creemos con el editor podemos hacerlos tan complicados como se nos antoje.

En cuanto a los modos de juego la principal novedad como dije antes es el modo on-line, aunque ahora nos falta el modo batalla, ausencia importante ya que suponía el modo que mayor cantidad de horas de juego ofrecía con estadísiticas completas de todos los mapas que ibamos completando (se supone que ahora con el que más horas estaremos será con el on-lline). Ahora eso se ha perdido quedándonos sólo el modo combate, lo mismo que antes el batalla sólo que sin el aliciente de guardar nuestras estadísicas, con lo que ir superando los más de 100 mapas que hay no supone el reto de ir mejorando nuestros registros que suponía antes. Modos como el historial donde tenemos guardados todos nuestros registros o el de edición de escenarios y colores de comandantes siguen estando presentes. Y ya que hablamos del editor, capítulo aparte merece este modo de juego que consigue elevar la vida útil del producto hasta cotas casi infinitas. Podemos crear cualquier mapa que se nos ocurra, dentro de las posiblidades que nos ofrece el editor, y ahora sus limitaciones son menores que antes. Si antes podiamos establecer 50 edificios como máximo, ahora podemos poner nada menos que 100, y además el tamaño máximo de los mapas (antes no se podía escoger tamaño para el mapa y ahora sí) es algo mayor. Lo más notorio sin duda es la posibilidad de guardar hasta 50 mapas en la misma tarjeta de juego, por los sólamente 3 que permitía dual strike, diferencia realmente abismal. También se ha perdido el modo tienda, ya que lo tenemos todo desbloqueado desde el principio (para algunos esto será un alivio, para otros un aliciente menos) a excepción de los comandantes que se nos irán uniendo a la plantilla según vallamos completando misiones del modo historia. El modo que nos queda es el sonido, donde podemos escuchar todas las melodias del juego.

Imagen

Imagen

Qué decir de la jugabilidad y de la durabilidad de esta saga que no sepamos ya, pues que son dos conceptos que aquí permanecen inalterables. Duración casi infinita gracias al editor de escenarios y al modo on-line que ahora sustituye al batalla, y una jugabilidad exquisita que se ve un poco mermada por la falta de más variedad entre los comandantes, pero que sigue siendo tan intuitiva y adictiva como siempre. Como ya mencioné al principio, la esencia del juego sigue siendo la misma que ha hecho grande a esta saga y que permanece inalterable a través de los años, así que sigue siendo asequible para todos públicos y sigue enganchando como el que más. Volviendo brevemente al capítulo de ausencias, otro aspecto que se ha quedado por el camino ha sido, como consecuencia de eliminar el subir la experiencia de los comandantes, el de las habilidades que nos daban ciertas ventajas sobre los enemigos y que para su uso dependía el nivel en el que tuviéramos a nuestro respectivo OJ interesado. Tales como tener un 5% de rebaja en los precios, tener 1 casilla más de desplazamiento para los vehículos de transporte, ganar un poco más de defensa o ataque directo o indirecto, recargar más rápidamente la barra de poder, recuperar puntos de vitalidad más rápidamente etc., son algunos de los ejemplos que teníamos, y por supuesto en modos como el batalla teníamos clasificaciones diferentes para los mapas según los jugábamos con habilidades o sin ellas.

Como habreis podido comprobar leyendo todo el análisis, son muchos los cambios que se han introducido en este nuevo advance wars (y por desgracia casi todos a peor), pero sobre todo, son muchas las ausencias..... Hay muchas cosas que se han quedado fuera que deberían haber continuado (tantas que algunas me las he saltado sin comentar, como los modos desafío), y sólo unas pocas nuevas las que se han introducido, entre las que destaca por encima de todo el modo on-line, que aún de pecar de bastante simple es acertado. No nos llevemos a engaño, a pesar de todas las críticas advance wars dark conflict es un grandísimo juego de estrategia por turnos y uno de los mejores que han pasado por el catálogo de la ds, pero si lo comparamos con la gran obra maestra que es el primer advance wars dual strike, queda algo por debajo. La pregunta es... ¿merece la pena comprarse este juego si ya se dispone de los anteriores?. Seguramente si hubiesen optado en seguir la misma línea que hasta ahora, es decir sobre los mismo no quitar nada y meter más cosas, pues seguramente estariamos hablando del advance wars más completo de todos los tiempos, pero precisamente por el hecho de haber querido empezar desde cero dando un giro importante a la franquicia Intelligent Systems ha logrado un producto que tendrá muy contentos a los que pedían a gritos una revolución en la saga, pero que no llega al nivel de las anteriores entregas, ya que no sólo es inferior a la anterior entrega para nintendo ds, sino que también lo es respecto a la segunda entrega para game boy advance.... La respuesta a la pregunta de si merece la pena o no el juego teniendo los anteriores depende de la percepción personal de cada uno: hay muchas cosas nuevas, pero también hay muchas otras que faltan. En cualquier caso, estamos ante uno de los mejores juegos de la portátil de Nintendo que sólamente defraudará ligeramente si lo comparamos con la anterior entrega de la saga, dual strike, pero que mirándolo como tiene que ser, es decir, un juego independiente sin tener en cuente episodios previos, estaremos ante una nueva obra maestra de Nintendo.

Resumen:

LO MEJOR: El modo on-line como gran novedad. Adictivo y duradero como siempre.
LO PEOR: Muchos aspectos de dual strike se han quedado por el camino, y en los cambios éste sale perdiendo.

Rodrigo

ANALIZADOR SPEKSNK

- Gráficos: 7 / 10
- Sonido: 8 / 10
- Jugabilidad: 9 / 10
- Durabilidad: 10 / 10

- NOTA GLOBAL:
9 / 10

* Las imágenes han sido linkeadas de http://www.ign.com
cron