Robo Army

Descripción: Análisis del juego Robo Army para Arcade

Categorías: Arcade

Enlace a este artículo: Seleccionar todo

[url=http://www.gamespek.com/foro/app.php/kb/viewarticle?a=645&sid=88893623e12a6b4b25905e3985bbed7c]Enciclopedia - Robo Army[/url]

ROBO ARMY

Imagen
Imagen en HQ
    - Compañía(s): SNK
    - Fecha de salida: 30 / 10 / 1991
    - Sistema: Arcade
    - Jugadores: 2p
    - Género: Acción


    Robo Army es un juego de lucha callejera de estilo beat'em up que vio la luz en los salones recreativos a principios de los noventa. La competencia en el género era elevada, lo cual constituyó uno de los dos factores principales por los que este título pasó sin llamar demasiado la atención. El otro es que el juego, sin ser malo, tampoco es especialmente bueno, y tampoco resulta muy original ni en jugabilidad ni en ambientación.

    La historia de Robo Army, como en la práctica totalidad de los beat'em ups, es extremadamente simple y no se puede decir que esté muy inspirada. El científico loco de turno, un tal Jeed, quiere conquistar la ciudad de Neo-Detroit y convertirla en una especie de utopía robótica, para lo cual se dispone a capturar y sorber el cerebro a la población humana mediante su temible ejército de robots. Pero no pasa nada, pues el ejército de los Estados Unidos tiene preparados a dos cyborgs mitad humanos mitad robots que se bastan y se sobran ellos solitos para arreglar la situación a base de mamporros. En realidad, y dicho sea sin pizca de ironía, ¿para qué complicarse más la vida con el guion?

    ImagenImagenImagen


    GRÁFICOS

    El apartado gráfico de Robo Army no está mal, aunque tampoco sobresale por encima de la media ni mucho menos. Los escenarios, aunque tienen muy pocas animaciones de fondo y un nivel de detalle normal o incluso en ocasiones algo escaso, resultan correctos. Por desgracia, se repiten bastantes elementos y además no hay excesiva variedad: los niveles se parecen tanto que no notaremos diferencias grandes cuando pasemos de uno a otro, aunque en este sentido hay que destacar como excepción los dos tramos de descenso vertical en el que los protagonistas van colgados de una cuerda. Las localizaciones representadas tampoco son un dechado de originalidad, pues todas son típicas de este tipo de juegos: un laboratorio, unas alcantarillas, una fábrica, etc.

    La pareja protagonista y sus enemigos, por su parte, tienen niveles de detalle y animaciones correctos para la época y lucen bastante bien, resultando equiparables a los de otros juegos de entonces. En los adversarios no hay demasiada variedad y se utiliza continuamente el recurso de presentar al mismo tipo de enemigo con los colores cambiados, aunque en el caso concreto de este juego la ambientación juega a favor, puesto que al tratarse de robots resulta lógico que sean todos iguales. Por ese motivo este recurso no canta tanto como lo haría en el caso de que el tipo de enemigo básico fuera el clásico macarra con camiseta sin mangas y gafas de sol, pero a pesar de todo hay cierta sensación de monotonía. Los rivales más llamativos son probablemente los robots con formas de animales (pájaros, perros, gorilas, etc.).

    Los efectos especiales están en general bastante conseguidos y cumplen sin problemas con su cometido. En cuanto a las secuencias de introducción y de interludio entre niveles, en realidad son siempre la misma pero con el texto cambiado (el cabezón de Jeed en la parte superior y su temible ejército de robots en la inferior), con lo que no hay mucho que comentar en ese aspecto. La secuencia de los créditos, por su parte, presenta alguna ilustración interesante, pero tampoco resulta sorprendente. En conclusión, se podría decir que el apartado gráfico es correcto, pero nada más.

    ImagenImagen


    SONIDO

    Musicalmente Robo Army no deja huella alguna. Las composiciones que ambientan los niveles no se hacen molestas, pero no destacan y no se recuerdan para nada una vez fuera del juego. Con los efectos de sonido sucede algo similar, pues aunque sin duda están bien y concuerdan como es debido con la acción del juego, no resultan llamativos. La excepción son las (ininteligibles) voces de los personajes, que a pesar de sonar enlatadas tienen su gracia precisamente por eso. A destacar el “¡Ah!” que gritan los protagonistas al recibir un golpe, que suena tan poco convincente que resulta incluso hilarante. Como si gritaran sin ganas.

    ImagenImagen


    JUGABILIDAD

    En Robo Army hay dos personajes diferentes con los que jugar: Maxima (que no tiene nada que ver con el personaje homónimo de The King of Fighters) y Rocky (que, como curiosidad, apareció en The King of Fighters 2000 actuando como personaje de apoyo). El primero se asigna automáticamente al jugador 1 y el segundo al jugador 2, no habiendo verdaderas diferencias jugables entre ellos a pesar de que algunos de sus ataques tienen un aspecto distinto, como en el caso de los agarres. El objetivo del juego es avanzar por los escenarios derrotando a todos los enemigos que aparezcan.

    Los protagonistas se controlan con la palanca y tres botones. El botón A sirve para dar puñetazos, el B para saltar y el C para desencadenar un ataque especial mediante una bola de energía (si no tenemos ninguna, el botón C sirve para lanzar patadas). También se pueden realizar saltos con patadas en el aire combinando los dos primeros botones. Los controles son bastante torpes y “robóticos”, y nunca mejor dicho: el propio salto con patada es un buen ejemplo de ello, pues es muy impreciso y además no nos permite desviarnos hacia arriba o hacia abajo como sí se puede en otros juegos del género.

    Durante el progreso en el juego encontraremos unas bolas moradas de energía. Si las recogemos, podremos utilizar un ataque especial. Cuantas más bolas tengamos, más potente será dicho ataque especial, existiendo hasta tres niveles diferentes: desde el típico especial que daña todo lo que haya en la pantalla hasta un golpe que sólo afecta a enemigos adyacentes a nosotros pasando por un disparo de proyectil bastante potente. Estos ataques resultan especialmente útiles contra los jefes de fin de fase.

    A medida que avanzan en el juego, Maxima y Rocky pueden coger distintos objetos y utilizarlos para luchar contra el mal. Por ejemplo, podrán recoger barriles o incluso coches para lanzarlos contra sus enemigos y causarles un gran daño. En otros casos, al derrotar a un adversario éste soltará un brazo o una barra de hierro que se podrá utilizar como arma contundente, aunque tras unos pocos usos desaparecerá. También hay unos objetos que, al ser recogidos, transformarán a nuestro personaje en un vehículo futurista indestructible con el que es fácil arrasar al enemigo, aunque sólo durante un tiempo muy limitado. Y, por supuesto, hay también objetos que nos permitirán recuperar vitalidad, que en este juego se mide por número de golpes (o “toques”, como se los llamaba a menudo en las salas recreativas) y no mediante barras de vida normales. Cada personaje soporta hasta cuatro golpes sin convertirse en un amasijo de hierros retorcidos, aunque hay enemigos capaces de realizar ataques que bajan varios “toques” de una sola vez. No se recupera vida al terminar los niveles.

    ImagenImagenImagen


    DURABILIDAD

    La acción de Robo Army está dividida en seis niveles no excesivamente grandes, siendo el último de los mismos el típico recopilatorio de los jefes de las fases anteriores. El juego no es, pues, muy largo, y su dificultad tampoco es tan elevada como las de otros juegos del género. En consecuencia, y aunque en el modo cooperativo de dos jugadores gana mucho y es más divertido, Robo Army no es demasiado rejugable ni tiene una vida útil larga, aunque éste es un defecto que a la vez también puede ser considerado una virtud, ya que las partidas, al no durar mucho, no llegan a causar la sensación de hastío que causan otros juegos como Sengoku por la excesiva duración de los niveles, que acaban resultando demasiado repetitivos. En definitiva, es un juego que es divertido para jugar una partida de vez en cuando, sobre todo en compañía de un segundo jugador. Pero nada más.

    Lechugaman

ANALIZADOR SPEKSNK

    - Gráficos: 5 / 10
    - Sonido: 5 / 10
    - Jugabilidad: 6 / 10
    - Durabilidad: 6 / 10

    - NOTA GLOBAL:
    5.5 / 10

    - Conclusión: Robo Army es un beat'em up digno, pero no particularmente bueno. Resulta entretenido, pero hay opciones mucho mejores en el género. No obstante, a pesar de ello, merece la pena darle una oportunidad.
cron